Desde comienzos de la semana, el mundo de las ciencias y del arte ha estado atento y expectante ya que se han ido anunciando día tras día los ganadores de los distintos premios Nobel que se entregan anualmente.

Estos premios que con el tiempo se han vuelto referencia de la excelencia y del desarrollo, se entregan desde el año 1901 y en un principio comenzaron siendo 5: Física, química, medicina, literatura y paz. Sin embargo, en el año 1968 la Real Academia de las Ciencias de Suecia estableció que también se entregaría el premio Nobel de la economía.

nobel-cusica-plus

De este año ya se conocen algunos ganadores. El premio de medicina, por ejemplo, se lo llevaron los estadounidenses Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael Young quienes hicieron un gran aporte en su trabajo relacionado al reloj biológico y el premio de fìsica también descansará en suelo estadounidense, ya que fueron unos norteamericanos quienes descubrieron unas “ondas gravitacionales” en el universo.

De igual manera, el ganador del premio Nobel de literatura ya se ha anunciado y otra vez es un personaje muy cercano al mundo de la música. El año pasado el premio se lo llevó el gran Bob Dylan, pero el día de ayer, 5 de octubre, se reveló que el nuevo genio de la literatura mundial es un británico de origen japonés, llamado Kazuo Ishiguro.

nobel-1-cusica-plus

Antes de hablar de este interesante personaje y de ahondar en su relación con las letras y los acordes, cabe responder una pregunta que ha ido tomando fuerza a medida que los ganadores del premio de literatura están cada vez más relacionados con el mundo del arte sonoro: ¿Por qué no existe un premio Nobel de música?

Esta es una pregunta a la que se le pueden encontrar diversas respuestas e incluso si se profundiza en el tema se encontrarán distintos tipos de argumentos, sin embargo, para saber con certeza por qué no existe un premio Nobel de música, hay que remontarse al inicio de todo.

Resulta que para finales del siglo XIX, el sueco Alfred Bernhard Nobel, famoso por ser el inventor de la dinamita y por ser uno de los inventores más respetados y ricos de su país, estaba a punto de fallecer por delicados problemas cerebrales. No obstante, como hombre precavido que era, antes enfermarse más decidió escribir un testamento relacionado a lo que se puede considerar su mayor aporte a la humanidad: Los premios Nobel.

nobel-2-cusica-plusEn dicho testamento, Alfred Nobel dejó claro tanto las reglas básicas y generales de los premios como también las 5 categorías en las que se entregarían. Allí, dejó bien especificado que las ramas galardonadas serían las ya mencionadas: Física, química, medicina, literatura y paz. De esa manera, Nobel hizo saber su voluntad y desde entonces, con excepción del premio de economía, se han cumplido sus deseos al pie de la letra.

Sin embargo, la academia sueca ha entendido el valor y el gran aporte que algunos músicos le han dado al mundo y por eso han incluido, siempre dentro de las reglas del premio, a distintos artistas muy relacionados a este arte. Tal es el caso del ganador del premio de literatura de este año, Kazuo Ishiguro, quien tiene una fuerte conexión con la música.

Ishiguro nació en Japón en el año 1954, pero con tan solo 6 años de edad se mudó a la ciudad de Londres donde se educó y creció. Allí, siendo apenas un niño, empezó a escribir canciones y empezó a proyectarse una vida dedicada a las melodías y al ritmo. Como él mismo explicó, soñaba con ser cantautor.

nobel-3-cusica-plus

A medida que fue creciendo, su espíritu sensible encontró en la escritura de letras una gran calma y una excelente manera de desahogarse y de conocerse. Seguidamente componía y compartía sus creaciones, hasta el punto en que se planteó seriamente dedicarse a la música.

No obstante, el interés por las letras lo llevó a cursar narrativa creativa y desde ese momento se dio cuenta de que más que las canciones, lo suyo eran las historias. Adicional a eso, empezó a pensar que la música era “muy elegante para él”.

De esa manera, Kazuo Ishiguro se volvió escritor, aunque nunca se separó completamente de la música. A la par de la escritura, ha dedicado décadas a trabajar con músicos y a colaborar con diversos artistas, sobre todo en la escritura de las letras.

nobel-4-cusica-plusIshiguro ganó el premio Nobel de literatura de este año gracias a “la fuerza emocional de sus novelas” y al parecer esa misma fuerza la usa para componer y escribir canciones pues incluso ha llevado a algunos artistas a los premios Grammy, como en el caso de Stacey Kent.

Su afición por redactar letras, ha afirmado él mismo, le ha sido de gran ayuda para convertirse en el escritor que es hoy en día. Esta es una muestra más de cómo la música, aunque no sea solicitada, siempre aparecerá para esparcir su magia.

 

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: