Después de cinco años de su partida, Alfredo Escalante, vuelve a ser noticia. Esta vez, el «El Duende Azul», como era conocido, nos regala su mejor tesoro de la mano de su hijo Darío Escalante, pues a lo largo de su trayectoria como ferviente defensor y promotor del movimiento musical venezolano, Alfredo Escalante logró acumular un original, único y gran archivo personal que contiene imágenes y sonidos de los últimos cincuenta años del pop rock venezolano.

Ese legado guardado celosamente, ha sido cedido formalmente por su hijo Darío, en un gesto altruista, al director de la Fundación Nuevas Bandas, Felix Allueva, quien ha aportado al movimiento musical venezolano su trabajo para la promoción de los nuevos talentos y el apoyo a la cultura de nuestro país.

La Fundación Nuevas Bandas tendrá ahora la responsabilidad de utilizar el valioso material en la reedición del libro Cuarenta Años Haciendo Daño para que el público pueda conocer y disfrutar del trabajo minucioso que durante cinco décadas logró recolectar y conservar el conductor de la música que sacudió el mundo.

A %d blogueros les gusta esto: