El lunes 4 de abril, los integrantes de la Coral Nacional Juvenil Simón Bolívar estuvieron cantando en la Catedral de Notre Dame de París, una imponente iglesia gótica, que está entre las más antiguas del mundo y se repetirá el domingo 10 de abril.

La primera parada de la gira fue en Lisboa (Portugal) y esta dio pie al extenso recorrido por Francia.

En la ciudad de Lourdes, ubicada en el sureste de los Altos Pirineos, la agrupación venezolana se presentó en dos ocasiones, la misa internacional del día de la pascua realizada en la Basílica San Pío X, que está ubicada bajo tierra en el Santuario de Lourdes y tiene capacidad para 20.000 personas y la segunda presentación se realizó en la noche del domingo de resurrección. La coral fue protagonista de un conmovedor concierto en la Iglesia San Bernadette, motivo principal de la creación del Santuario de Lourdes.

Su siguiente destino fue Poitiers. A pesar de los siete grados de temperatura, la agrupación cubrió la Iglesia Saint Jean de Monternieuf, creada hace 1000 años, con la calidez que caracteriza el talento de Venezuela, y bajo la dirección de Lourdes Sánchez proyectaron obras de Monteverdi, Lotti, Vila, Busto, Consolación, Penderecki, Lobo, Mendelssohn Bruckner, Casals, Poulenc y Holst, con las que la coral llevó al público a vivir una experiencia de comunión con la fe, tras aplausos y agradecimientos.

En Poitiers, los miembros de la coral tuvieron el placer de compartir con el coro infantil Efice, perteneciente a la asociación Fígaro Sí, Fígaro La, provenientes de Montmorillon, Coulonges, Usson de Poitou, Civray y L´isle Jourdain, pueblos que están alrededor de Poitiers, interpretaron junto a la agrupación dos obras venezolanas: Si de noche ves que brillan y Adiós mariposita , ambas de Vicente Emilio Sojo.

A %d blogueros les gusta esto: