Cuando pasa el tiempo es complicado no ver la adolescencia con algo de nostalgia, despues de todo es una época sin demasiadas preocupaciones. Sí, debes entregar algunos exámenes y hacer unos trabajos del colegio, pero si tu familia tiene suficiente dinero para mantenerte alimentando la adolescencia es en su mayoría la búsqueda de chicas y hacer estupideces con tus amigos.

Al menos eso parece a la distancia, pero en muchas ocasiones la adolescencia puede ser un asco. Desde soledad, problemas para conseguir amigos y pareja, e incluso problemas para lidiar con esas notas. Pero si una banda fue capaz de equilibrar ambos lados de esa etapa es Blink-182, particularmente su tercer disco de estudio: ‘Enema Of The State’ que cumple 20 años.

Primer disco junto a su segundo baterista, el explosivo Travis Barker, el disco sirve como una evolución importante en la forma de componer de la banda. Aún no se despedían de su sentido del humor como lo harían en 2003 con su disco homónimo, pero ya daban pistas de sus ambiciones, es también el lanzamiento donde Mark Hoppus y Tom Delonge (co vocalistas y encargados de las cuerdas de la banda) muestran sus habilidades como compositores, cada uno tomando una perspectiva diferente de la adolescencia.

Hoppus, quien sufre de depresión clínica y déficit de atención, dejaba que su bajo dirigiera su canciones sobre tristeza y soledad, aunque sin perder la oportunidad de hacer chistes: “What’s My Age Again” salta de la preocupación sobre su futuro a las llamadas de broma, “Going Away To College” es sobre el miedo de no saber manejar las relaciones por no haberlo practicado en tu adolescencia y “Adam’s Song” es una carta suicida adaptada a una canción.

Por su lado Tom Delonge es la parte más tonta pero necesaria de la adolescencia, “Aliens Exist” es un tema sobre la paranoia juvenil de la existencia de Aliens (que nunca superó), “Dysentery Gary” mezcla la sensación de perder a la chica que nos gusta con el tonto de la clase con chistes de diarrea y “Mutt” de una relación donde la chica está buscando algo más serio mientras que su pareja solo busca sexo. La actitud juvenil de Delonge sin embargo por momentos no ha envejecido tan bien, “Dumpweed” está construida alrededor de la frase “I need a girl that I can train” que en pleno 2019 suena incómoda.

Por suerte Delonge también cuenta con la canción más tierna de la banda, “All The Small Things”, una canción de amor de las mejores de la década de los 90. Dulce y pegajosa la canción cubre las ambiciones pop de la banda y es absolutamente inescapable.

Finalmente lo que eleva este disco sobre sus contemporáneos, y de su secuela ‘Take Off Your Pants And Jacket’ (2001) es el entender el deseo adolescente de ser normal y por momentos la imposibilidad de ello. Entre chistes de diarrea y doble-sentidos descarados el grupo consigue una melancolía que tiene más en común con la adolescencia que aquella frase de “son los mejores años de nuestra vida”.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: