Cuando hablamos de músicos venezolanos que tienen una distintiva trayectoria en la industria musical, Juan Olmedillo es un nombre que debe mencionarse sí o sí.

Con más de 20 años de experiencia, ha pasado por dos agrupaciones de mucho reconocimiento en la escena local: Los Mentas, donde Juan mostró su lado más rebelde, jocoso y de mucho humor negro, logrando presentarse en dos ‘Vive Latino’ y cientos de tarimas en Venezuela con sus ocho discos de estudio, entre los que se encuentra uno de los más conceptuales del rock venezolano como lo es ‘Dios, El Diablo y El Dinero’ (2014). Por otro lado, en 2013 fundó La Pequeña Revancha junto a la compositora Claudia Lizardo, con quien ha publicado dos materiales de estudio (uno tercero en proceso) en los que Juan ha mostrado una madurez musical notable, agregándole temas mucho más personales y expresándose de una manera más íntima que Los Mentas.

Ahora, Juan presentó su primer disco solista titulado ‘Ningún lugar’, que parecer ser una fusión de sus dos proyectos musicales donde ha trabajado, mostrando la jocosidad de Los Mentas, como la intimidad y sinceridad de La Pequeña Revancha.

 

¿Cómo ha sido el proceso de grabar un disco en solitario?

Fue un proceso difícil porque uno siempre tiene la facilidad de disfrutar los integrantes de una banda, y de tener esas pequeñas discusiones que resuelven cualquier problema a nivel musical y técnico que logran que todo salga como se quiere. En cambio ahora que grabé solo, tuve que apoyarme en varios músicos amigos a la hora de grabar, como Boston Rex de Tomates Fritos en las guitarras, y varios compañeros que me asesoraron en el proceso como Max Martínez, que es una persona con mucho criterio. En muchas oportunidades me sentí muy trancado, ya que ser solista no es tan fácil, sin embargo, logré realizar todo el disco en poco menos de un año.

 

¿Cómo es la experiencia de trabajar con un amigo tan cercano como Boston Rex? Ahora que ambos han estrenado en sus proyectos solistas este año, después de una trayectoria de más de 20 años con sus respectivas bandas.

Con Boston me apoyé muchísimo, él tiene un criterio enorme cuando se refiere a sonidos de guitarra, por lo que me ayudó en gran parte del disco. Entramos en un laboratorio que fue como una pornografía guitarrera, porque tienen todas las guitarras que tu quieres y te gustan, fue increíble. Y bueno, tienes razón, él también ha trabajado con su proyecto solista, aunque me lleva ventaja porque ya el que publicó este año, es su segundo disco solitario, fue un gustazo. Es súper respetuoso con las opiniones en cuanto a música. Además, también me ayudó muchísimo en los bajos, al menos 5 o 6 canciones del disco, estuvo en el bajo Boston. Imaginate, un fin de semana que viajaba a Lechería, era todo ideas para el disco.

 

Claudia Lizardo sigue en Venezuela y ya tú te plantaste en México ¿Qué pasará ahora con La Pequeña Revancha?

Claudia tiene planes de venir para México también, así que cuando ella llegue, empezaremos a tocar nuevamente con la banda el año que viene, de hecho ya estamos empezando a componer el tercer disco, así que La Pequeña Revancha sigue.

 

¿Tienes intenciones de presentarte en vivo para México con ‘Ningún Lugar’?

Sí, de hecho ya tuve la oportunidad de presentarme en un lugar muy chévere. Fue una experiencia muy loca, porque fue un toque bastante “comunitario”, el cual me trajo recuerdos que no se si son buenos o malos (risas). Además ya tengo planeado otras dos presentaciones en la Ciudad de México, y ahora en Diciembre regresaré a Caracas para presentarme en el local ‘La Íntima’ junto a La Pequeña Revancha, y en esa misma noche también tocaré temas del disco por primera vez en vivo.

 

En temas como “Encuentro el amor” se puede sentir ese rockabilly que recuerda un tanto a lo que hiciste con Los Mentas ¿Qué te hizo revivir esos sonidos?

Fijate que hay mucho humor negro en la canción y guitarrera como en Los Mentas. Quizás no sea solo el rockabilly, sino el espíritu completo del tema es parecido a la banda. Yo creo que quise tomar todo esto para hacer una crítica de toda la situación que se está viviendo ahorita, pero al mismo tiempo no quiero que solo lo vean como crítica sino también como que “vamos a agarrarnos de lo que hay”. Lo que me da gracia es que es una canción sumamente localista que aquí en México no la entienden.

Juan Olmedillo 3

Sabiendo que no es fácil comenzar de cero en un nuevo país y tratar de imponer tu música ¿Cómo ha sido ese proceso de llegar con tu proyecto solista y La Pequeña Revancha en un país como México donde la cultura musical es gigante?

Yo no llamaría “imponerla”, en este momento sólo quiero mostrarla al público. Se podría decir que mis canciones no están en un contexto pop comercial, por lo que no tengo un afán de entrar en una palestra, sino más bien mi objetivo es tocar mis canciones en los mayores lugares posible, y en la medida que eso vaya pasando y vaya gustando, se irá progresando, y si no gusta, pues bien, tampoco hay ningún problema y se seguirá trabajando. Fijate que con Los Mentas que visite par de veces México, comenzamos tocando en pequeños bares, y luego terminamos presentandonos en dos ‘Vive Latino México’, y me gusta que haya sido por nuestra música, y no por ninguna estrategia de marketing, redes sociales, Instagram.

 

¿Tienes planes de algún videoclip para el disco?

Justamente tengo la suerte de que hace pocos días llegó al país, mi amigo Jesús Corona que pertenece a un grupo de producción que se llama Al Agua, y él junto a un pequeño crew, hicieron una serie de tomas conmigo en la Ciudad de México y la idea es que todo eso termine en un video para la canción “Calle Ciega”, y se piensa estrenar el año que viene.

 

El blue, rock y el rockabilly son evidentes en el álbum pero ¿Qué bandas escuchaste en el proceso de grabación que pudieron haber influido?

A veces uno como que no está consiente en que se influencia, uno escucha mucha música, y quizás luego de que ya el disco está grabado es cuando dices “bueno, obviamente sin estar consciente, traté de estar al estilo de tal banda”. En este sentido te puedo hablar de dos figuras venezolanas que son muy importantes para mi.

– Pedro Vicente “PTT” Lizardo de la mítica banda La Misma Gente, que además de ser mi suegro es mi ídolo.

– Juan Bautista López “Yátu”, guitarra y voz de Seguridad Nacional. Es una especie de templo rocanrolero.

De resto, yo diría a alguien que investigo su sonido, composiciones y arreglos, es Andres Calamaro.

 

En julio de este año Los Mentas dieron un show en Miami ¿Fue solo un concierto único, o hay algunos planes de nuevas presentaciones?

Este show coincidió ya que yo estaba de paso para México, y aprovechando de que el vuelo hacía escala en Miami; se planteó la idea de realizar esa presentación y así fue. Digamos que fue una especie de puerta que se abrió para unos futuros posibles shows. Ahorita la banda está en diferentes países así que sería complicado hablar de un noveno disco de Los Mentas, ya que hemos hecho casi todo, tendría que ser como un Cirque Du’ Soleil, pero quién sabe si más adelante nos reunimos, además el venezolano vive un momento bastante difícil como para un bochinche de Los Mentas.

 

¿Cómo ves la movida alternativa en México?

Con respecto a la época cuando llegué con Los Mentas, ha cambiado bastante. Ahorita está un poco menos “rocker” ya que está muy fuerte todo lo de sonidos indies y pop. Las bandas que se escuchan más aquí en este momento son las que están encabezando festivales como Camilo Séptimo o Enjambre, pero realmente es muy amplio toda la movida alternativa acá en Ciudad de México, sin salir del distrito te encuentras con culturas musicales bastante diferentes. De hecho aquí se maneja lo de las “tribus” donde son muy fieles a sus artistas, por ejemplo en los famosos antros se mueve mucho más lo underground, y locales más hipster donde se presentan los artistas más cotizados. Digamos que poco a poco vas subiendo de nivel y te vas presentando en mejores locales como lo ha logrado Okills o Los Mesoneros.

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: