Siempre estamos buscando excusas para recomendarles música. Un artista nuevo, una canción extraña o un talento que tiene mucho tiempo siendo ignorado, cualquier opción para poner algo especial en sus oídos es buena.

Por tanto decidimos que semanalmente estaremos hablándoles de un disco, sea un clásico, un trabajo ignorado o una pieza importante para entender nuestro panorama musical, hasta llegar a 26 discos, un por cada semana que queda en el año. Esperamos te sirvan de referencia, no solo como trabajos importantes sino como puertas a sonidos diferentes.

Sin más que agregar el primero de nuestra lista es un trabajo de la escena local que merece ser nombrado más seguido: Aeropuerto de Todosantos.

El rock nacional ha tenido altas y bajas a lo largo de su historia, pero es difícil pensar en una bajón más profundo en la escena que el periodo entre la muerte de Cayayo en 1999 y el lanzamiento de ‘El día es hoy’ de Viniloversus en 2008. Pero como todo en la historia los absolutos son exagerados, en ese tiempo el país tenía bandas como Tomates Fritos, Los Paranoias y Cunaguaro Soul haciendo vida, aunque no fueran tan conocidos por el gran público.

Entre esa generación aparece un proyecto diferente como lo era Todosantos, colectivo electrónico formado por Alberto Stangarone, Francisco Mejia, Ernesto Pantin & Luis Montenegro. Clasificar a la banda es complicado, con influencias de electrónica, rock indie y pop creaban sonidos ambientales irrepetibles. De combinar estos estilos disímiles nació su primer e influyente disco ‘Aeropuerto’.

Lanzado en 2005 el álbum no cabía en los moldes del momento. Aunque los teclados estaban presentes no era lógico ponerlos en la misma categoría que grupos de synthpop o new wave, su trabajo de guitarras poco tenían en común con la ola de rock de garage y sus tonos electrónicos no se acercaban al sonido de los djs populares del momento. Si alguna comparación se le puede hacer es con el trabajo ambiental de grupos como Zero 7 o la psicodelia de The Flaming Lips, aunque tampoco es faciles encasillarlos, entonces: ¿A qué suena Todosantos en este disco?

Pues quizás la mejor explicación es que suenan a Caracas. La combinación de guitarras, sintetizadores y beats electrónicos crean una especie caos ordenado, que pasa de crear ambientes solitarios a tonos bailables recordando los ambientes de desolación que ya empezaban a pintarse en la capital por aquellos días. Al mismo tiempo se suma un tono nostálgico que resalta en canciones, como “Atrapado en los 80” o incluso “Antes era mejor”. Todas estas emociones son construidas desde los sonidos, el disco es principalmente instrumental con las voces usadas como un instrumento más.

Aunque es un disco que mejora escuchandolo completo hay algunas canciones que vale la pena resaltar, “Ian Curtis” es un tributo apropiado al vocalista de Joy Division, “1999” es una perfecta entrada al mundo de la banda y “Folk U” es una desviación dentro de lo que propone el trabajo combinando la electrónica y el folk mucho antes que lo hiciera Bon Iver.

Son muchos los artistas en cuyo sonido podemos encontrar a Todosantos Se pueden escuchar en la pinceladas de electrónica de La Vida Bohème o Los Mesoneros, en los paisajes sonoros de Tan Frío El Verano y en todo el sonido de Masseratti 2lts, quizás sus herederos más obvios.

El siguiente trabajo de la banda, el EP ‘Acid Girlzzz’ del 2007 ya mostraba otras influencias el raptor house (mejor conocido como changa tuky) y se aleja mucho de ‘Aeropuerto’. Aunque los miembros del grupo han dado de que hablar luego de su separación, particularmente Aberto Stagarone quien nos ha dejado un par de discos impecables con Sunsplash.

El disco está disponible en Bandcamp y vale la pena darle una vuelta, no hay otro parecido en la historia de nuestro pop.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: