El Coachella este fin de semana, fue un evento que sin duda estará entre los mejores del 2018, y Beyoncé se encargó de que su presentación reluciera entre todas.

2 Horas fue lo que duró un espectáculo, en donde Beyoncé, con 36 años y tres hijos, demostró que sin importar la edad, se ha mantenido en forma para realizar un concierto de esta magnitud, en donde era solo escasos minutos los que tomaba de descanso.

“Crazy In Love” fue el tema que le dio inicio al show, con una Beyoncé reluciente, continuando luego con “Freedom”, todo esto junto a un elenco increíble de bailarines y una orquesta que no cometió ni un solo error.

Luego de temas como “I Care”, “Yoncé”, llegó el momento de “Mi Gente” el tema de J Balvin, que interpretó la estrella pop, de manera increíble, aunque fue solo el beat de Willie William, el que usó.

A pesar de lo bien que transcurría el show, llegó un punto en donde pensamos que todo acababa, Beyoncé recurrió a lo quizás haya sido la mejor idea del mundo, presentar bajo un manto de suspenso y bajas luces en tarima, reunir de nuevo a las míticas y tan extrañadas Destiny’s Child, quienes tocaron “Lose My Breath”, con un público eufórico y absolutamente impresionados por la presentación de este trío, que no estaban juntas en tarima desde 2015, por lo que deleitaron temas como “Say My Name” y para despedirse interpretaron “Soldier”.

Luego de una Beyoncé que si estaba agotada, no lo demostró en ningún momento del Show, cerró con su legendario tema “Love On Top”, dejando a un público satisfecho, y con ganas de que una leyenda como Beyoncé, perdure mucho más con actuaciones como esta, porque este Coachella, será tema de conversación por tan increíble show.

Puedes ver la presentación completa aquí.

 

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: