En 1975 el Reino Unido era testigo del nacimiento de un movimiento cultural que al comienzo no parecía ser tan importante, pero que con el tiempo fue convirtiéndose en una especie de avalancha indetenible y demoledora que arrastró a toda la cultura occidental.

Como un primo lejano del dadaísmo, el punk surgió en los años 70 para desestabilizar el sistema y remover las bases de todo lo que se tenía como verdad. Por supuesto que en un país como Inglaterra con una tradición monárquica tan importante, esta revolución era considerada un crimen. Por eso, desde que aparecieron los Sex Pistols en 1975, estos fueron considerados enemigos del estado.

Esta banda, una de las más importantes del Punk, no duró sino 3 años, pues el 14 de enero de 1978 presentaban su último concierto. Sin embargo, como se sabe, esos 3 años y el único disco que publicaron, ‘Never Mind the Bollocks, here’s the Sex Pistols’ (1977), fue suficiente para transformar la música mundial.

A pesar de eso, aquí no estamos para hablar de su legado, sino de sus vicios por los problemas y el enorme placer que sentían estos ingleses por la polémica. ¿A qué se debía esto? No existe una respuesta totalmente certera, sin embargo sí se sabe que todo lo que hacían, decían o cantaban siempre terminaba en una explosión de críticas y disputas sociales.

sex-pistols-polémica-2-cusica-plus

A la vista de muchos, esta agrupación estaba conformada por un grupo de inadaptados sociales que como no tenían nada que hacer con su vida, se la pasaban insultando y destruyendo todo lo que se encontraban en su camino, no obstante, detrás de toda conducta, por absurda que parezca, siempre hay múltiples razones y una de las más claras en estos muchachos era su desbordada sensibilidad.

Johnny Rotten, Steve Jones, Paul Cook y Sid Vicious parecían ser muy rebeldes y parecían ser muy indiferentes ante la vida en general, pero ¿acaso esta actitud no era un escudo para evitar afrontar la dura y cruel realidad?, ¿acaso las polémicas no representaban su incapacidad de adaptarse a un mundo como este?

Desde el uso excesivo de drogas hasta supuestos asesinatos fueron solo algunas de las polémicas que rodearon a los Pistols. Incluso en 1977 llevaron a cabo lo que puede considerarse como su acto más atrevido y arriesgado y fue cuando tomaron con sus instrumentos el barco Queen Elizabeth e hicieron un concierto mientras navegaban por el río Támesis. Justo cuando pasaban frente a los principales edificios gubernamentales, los punketos interpretaron su tema “God Save the Queen”. El hecho terminó con docenas de detenidos y con un gran odio por parte de toda la clase dirigente.

Otra polémica bastante conocida y que los bautizó para siempre como los niños rebeldes de UK, fue una de las primeras entrevistas que dieron en televisión a mediados de los 70. Resulta que los punketos fueron muy decididos a conceder su entrevista, sin embargo, se encontraron con un entrevistador, llamado Bill Grundy, que los trató desde el principio de manera bastante grosera. Por supuesto, Jones y su banda no iban a dejarse tratar mal por nadie y no tardaron ni un minuto en empezar a insultar y casi que a golpear al presentador.

Al día siguiente toda Inglaterra conocía a los Sex Pistols y no era precisamente por su música.

De esa manera, los Sex Pistols nacieron y murieron de la polémica. Como se ha mencionado, hace ya casi medio siglo, en días como estos, los Pistols presentaban su último toque. Se apagaba la luz, se callaba una de las voces más feroces de la música, sin embargo, el legado aún sigue.

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: