Luego de enfrentarse a la misma controversia que artistas como Radiohead o Nick Cave la cantautora neozelandesa Lorde decidió cancelar su concierto del 2018 en Tel Aviv. En su comunicado oficial la artista explica que ha leído y escuchado opiniones de todos los ámbitos y decidió que su mejor opción era cancelar el concierto.

La cantante, por supuesto, ha sido criticada por esta decisión. De momento ha sido invitada a reconsiderar por el ministro de cultura de Israel y ha una reunión con el ministro de relaciones exteriores de Nueva Zelanda.

Por ahora la cantante sigue manteniendo en pie sus conciertos en bastiones de los derechos humanos como Rusia o China.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: