El fundador y editor de la famosa y revolucionaria revista, Playboy, no solo era un amante de las revistas y de las mujeres, sino que también tenía otra gran afición, que aunque no era tan explícita como las primeras, en realidad era igual de profunda e importante para él.

Se trata de la música.

Este empresario y protagonista de la cultura popular, nació en Chicago en el año 1926 y con tan solo 27 años fundó la revista que transformaría para siempre tanto el concepto de sexualidad como la visión de la mujer en la sociedad. Playboy se convirtió en toda una promotora de la libertad personal y de la libertad de expresión.

Louis Armstrong y Hugh Hefner

Como todos, Hefner siempre tuvo admiradores y detractores. Incluso después de su muerte (miércoles 27 de septiembre) la opinión pública se dividió entre quienes consideran que fue un genio de las comunicaciones y de la inventiva, y quienes lo tildan como un machista materialista.

Durante su vida, Hugh siempre se enfrentó a todo tipo de obstáculos y a todo tipo de adversarios, sin embargo, siguió adelante hasta lograr su meta. Solo por eso se merece el respeto mundial.

Como se mencionó al principio, Hef tenía una gran afición por la música. Este excéntrico y creativo personaje no era, como muchos piensan, un hombre que solo pensaba en sexo, sino que por el contrario era un hombre con una visión diferente, amplia e incluso sensible del mundo.

Ella Fitzgerald y Hugh Hefner

Ella Fitzgerald y Hugh Hefner

A Hefner, como explica el escritor Julián Ruiz, le encantaba el jazz, el soul e incluso el blues. Era común, sobre todo en sus primeros shows televisivos, que el creador de playboy invitara a grandes artistas del momento  como James Brown, Nat King Cole y The Byrds.

De esa manera, Hef convirtió a sus primeros programas en eventos de gran calidad cultural que no solo atrapaban a los espectadores por las despampanantes rubias, sino que también lo hacían por el agregado artístico, sobre todo musical, que se plasmaba en cada capítulo.

Tony Bennett y Hugh Hefner

Justo antes de morir, el rey de las conejitas compartió un playlist con sus canciones favoritas y allí se evidencia su gran amor por el jazz y por las buenas voces. La lista, que se ha denominado como el soundtrack de la vida de Hugh, está compuesta, entre muchos otros, por temas de reconocidos artistas como Frank Sinatra, Billie Holiday y Duke Ellington.

El líder de la revolución sexual no solo amaba a las mujeres y el espectáculo, sino que también tenía un fuerte amor por la música. Hefner fue estrambótico y derrochador, sí, pero también gozaba de una gran sensibilidad gracias a la que logró convertirse en el artista que fue.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: