Por un lado hay tristeza, por otro lado hay emoción. En una mano reina la nostalgia de tener que dejar a las personas queridas, pero en la otra mano reposa el ánimo de encontrar nuevas oportunidades. Los que se van sufren y gozan. Lloran y ríen. La realidad del que emigra se vuelve un remolino ambiguo, indescifrable, que tal vez nunca para pero sí se calma.

Hoy, en Venezuela, esa es la realidad de muchos. Cientos, miles e incluso millones de venezolanos han decidido dejar la vida en este país para irse a otro y comenzar una nueva. Los músicos, los artistas, los productores, los sonidistas y todos los que conforman el gran mundo de la música se han visto, igual que todos, afectados por la crisis, por eso ellos también forman parte de esa mayoría que está elevando anclas para buscar nuevas costas.

versed-1-cusica-plusEl 20 de agosto amaneció con una gran lluvia. Era un domingo que gozaba de todas las características ideales que podría tener el séptimo día: Tiempo nublado, silencio y frío. Caracas amanecía tranquila, por lo menos superficialmente, empapada de agua y de entusiasmo por un concierto que estaba pautado para horas de la tarde.

Era un concierto sin pretensiones ni lujos, pero de esos que construyen cultura y país. La fundación MúsicaDarte era la encargada de organizar el evento que se llevaría a cabo en el legendario local caraqueño, El Teatro Bar, y el repertorio contaba con artistas como JhoaBeat, Aida Rojas, Hoffman y Dj Marco 77.

 

versed-3-cusica-plus

Además de recaudar fondos para el colegio Dr. Ramón Alfonso Blanco y de brindar un espacio para los nuevos talentos del país, el evento tenía un componente especial y era el hecho de haberse convertido en la despedida de la banda caraqueña, Versed. Este cuarteto es otro proyecto musical que ha decidido arriesgarse y buscar en otro país lo que este es incapaz de brindarles.

El inicio del evento estaba pautado para las 3 de la tarde, pero terminó comenzando unos minutos después. El día, a pesar de la lluvia y de la modorra que viajaba por las calles, estaba ideal para escuchar música y para disfrutar de buenos talentos nacionales. Apenas comenzó la música, El Teatro Bar hizo de las suyas y puso a todos a menearse.

Entre cervezas y luces se presentó la primera banda: Hoffman. Con un indie rock aguerrido, los jóvenes psicodélicos calentaron la tarde y prepararon la arena para las otras bandas que vendrían. Aida Rojas fue la segunda artista en presentarse y con una voz suave, un cuatro y una guitarra acústica, la cantante y su novio dieron una buena lección de arte genuino.

versed-4-cusica-plus

Luego de eso se presentó el peculiar y activo JhoaBeat, quien demostró sus grandes dotes vocales y su habilidad como beatbox maker. Jhoa puso a todos a brincar y junto a la noche, al lugar entró una gran energía que terminaría de establecerse con el anuncio de que la banda más esperada de la noche, Versed, ya estaba por montarse.

Aunque había poca gente, en el lugar había mucha energía, esa energía que nace de la música hecha con pasión y con esfuerzo, esa energía que nace de las ganas de salir adelante. Mientras se esperaba a que la banda se montara, la gente tomaba, fumaba, hablaba y escuchaba a los clásicos de la movida nacional que sonaban por los parlantes. Los minutos pasaban y cada vez era más perceptible el amor que tiene el venezolano por la buena música hecha en casa.   

versed-5-cusica-plusYa entrada la luna, se montó Versed y el grupo de seguidores de la agrupación se acercó a la tarima. Aunque cansados por haber pasado la noche anterior en la grabación de un video, el cuarteto caraqueño llevó a cabo una presentación con mucha seguridad y llena de mucha emoción. Durante la hora y pico que tocaron, los autores de “Aire” aprovecharon para recordar sus clásicos y para presentar nuevos temas. También aprovecharon para contar sobre el disco nuevo que pronto saldrá al aire.

Entre descargas pesadas de rock, gritos melancólicos de baladas e improvisaciones chistosas, Versed se lanzó un toque digno de despedida, cargado de sentimentalismo, de goce y de alegría. Los músicos dieron las gracias y se refirieron a todos aquellos que los han ayudado hasta el momento. Resaltaron que volverían y tras un cierre bastante alocado, otra banda venezolana le dijo al país “hasta pronto”.

 

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: