No hay demasiado que decir en esta nota, solo que Paul Gillman parece haber terminado de perder la cabeza durante este mes de protestas.

Mientras que el metalero aparece queriendo ser Lemmy, Chavez y Hitler a la vez Los Melancolicos Anónimos, una de las bandas de rock mas talentosas y honestamente subestimadas del país, decidio opinar al respecto.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: