Lasso empezó su carrera musical en 2011 con su disco ‘Sin otro sentido’, tras residenciarse en México y firmar con Universal Music lanza ahora ‘El exilio voluntario de una mente saturada’, un disco muy pop compuesto de trece temas.

En seis años se desarrolla una madurez personal, hay países de por medio, emigración, una nueva historia de amor ¿cómo todo eso afecta al Lasso que compone ahora? “Este disco es más trabajado que el primero y tuve un poco más de conciencia a la hora de escribir canciones y la dirección comercial que debían tener”.

Dejó atrás al que incluía en sus líricas la frase lo lamento no sé escribir”, ahora “cada canción es una historia que vives, o una manera un poco más entretenida de escribir un diario. Uno siempre trata de balancearse entre lo comercial y lo creíble. A veces es complicado. En ‘Sin otro sentido’ no tenía expectativas, no tenía disquera, no estaba viviendo de la música y sobre todo era joven e ingenuo”.

En entrevistas anteriores, Lasso se había referido a los reggaetoneros como los verdaderos rockstars en Venezuela; encontrarse algo diferente a eso es una de las cosas que le brindó México “hay muchísima competencia, pero a la vez mucho mercado afín a mí. Tratar de hacer pop/rock en un país donde en general suena música tropical 24 horas al día es complicado”.

‘El exilio voluntario de una mente saturada’ puede verse de mil maneras; algunos le comentaron la semejanza con ‘El eterno resplandor de una mente sin recuerdos’, otros le pidieron un título más corto. Para Lasso significa el darle muchas vueltas a todas las situaciones — algo que tiende a hacer — “llega un punto donde no aguanto más estar dentro de mi propia cabeza. Una traducción del título sería: la salida voluntaria de tu cabeza aglomerada de porquería”.  

Con tantos años de producción, varias de las canciones ya habían salido y algunas podríamos corearlas desde que descargamos el disco completo. “Yo las quiero mucho a todas. Hay una canción que escribí hace 12 años y otras que tienen apenas algunos meses”, le pregunté si pensaba que algunas podían desencajar en el todo del álbum o en el concepto, “es difícil decirte que alguna no representa el concepto total del disco, es simplemente un recuento de mi opinión de muchas situaciones que viví”.

 

 

Yo no busco una razón para entrar en tu corazón/ sólo quiero que no pares de bailar.

De corazón, que obsesión (por ti) / ver que no eres el reflejo de tu generación / y eso es una bendición.

 

Quizás porque son las dos canciones que más he escuchado y, de nuevo quizás, porque me gusta buscar conexiones; pero entre “No pares de bailar” y “Diferente” siento la particular evolución, se mantiene una narrativa, como canciones que fueron escritas para la misma persona con la misma intención, para la misma chama linda de la que no puede dejar de estar enamorado. Sobre el mantenerse fiel a una esencia, Lasso nos comenta:

“Yo lo veo como lo vea quien lo escuche, en este momento, tú. Escribo canciones todos los días, o al menos hago un intento. Hago versiones de canciones que escucho en radio o en Spotify, y hago que suenen algo que me guste. Te diría que mi esencia no es más que no tenerle miedo a ningún estilo de música, no mantener mis oídos cerrados y sobretodo no encasillarme. Me gusta mucho escribir, y dependiendo de la canción que me preguntes puedo decirte de dónde saqué el sonido o qué quería cuando la escribí.”

“Lo que yo quiera decir como lo quiero decir si es que lo quiero decir es libertad” reza el coro de “Libertad”, un tema que encaja para Venezuela hoy, pero también lo hacía hace seis años, cuando Andrés la escribió “mucho antes de la situación que vive el país”. Sobre si cree que podría ser un himno para su país o más general, nos dice: “No la considero un himno, ni una posición. Creo que sería muy pretencioso; es solo una canción. Libertad es un concepto muy denso de definir, para mí podría ser la ausencia total de miedo. En la letra solo digo que lo mejor para vivir es dejar vivir a los demás, y que la libertad de expresión siempre debe ser prioritaria.”

Su vida privada no es un secreto, mucho de ella la conocemos ahora a través del canal de Youtube que comparte con su novia Sheryl Rubio: La vida moderna de Sheryl y Lasso, e incluso antes de eso nos entretenían con videos de bromas entre ellos. Esas vidas uno se las imagina perfectamente musicalizadas por temas como “Diferente”, “Ojalá” y “De tú a tú”, que hablan de amor y además producen alegría inmediata; pero un tema tan nostálgico -y hasta desgarrador- como “No me trates de olvidar” cuesta verlo en esa historia.

El videoclip de ese sencillo trata sobre una persona que no supera a su ex y lo arrastra a su nueva relación, confundiendo a su novio actual.Sobre qué lo inspira a escribir esas canciones, Lasso nos cuenta: “Experiencias. Toda persona normal pasa por buenos momentos y malos momentos, creo que la diferencia es que yo escribo canciones en cada uno de esos picos y valles. Lo importante es ser muy honesto, no importa cuán vulnerable quedes. Creo que la gente conecta más cuando sienten que una canción habla de su realidad”.

 

Dos de las canciones del disco se identifican como historias, “Tiempo pasará (La historia de Saria)” y “Es Lo Mejor (La historia de Agatha Hall)”; nos recuerda que esto lo hacían los Beatles “los amos y señores de este concepto” (con sus famosos personajes Desmond y Molly Jones, Rita, Vera y tantos más). “Siempre me gustaron las historias, creo que es una bonita manera de decir lo que piensas sobre un tema sin quedar expuesto”.  

“Saria y Agatha Hall son personajes, o situaciones humanizadas” En “Tiempo Pasará”, Lasso decide tomar la voz de la mujer, ser Saria, una mujer que no entiendo por qué el hombre tiene licencia para ser promiscuo y mujeriego, mientras ella no.  Mientras que Agatha Hall es una persona que obró mal y paga su karma.

“Un recuerdo tenue del ayer”

En 2011, cuando su carrera estaba empezando, Lasso fue el telonero de Miley Cyrus en la Universidad Simón Bolívar, la única elección acertada que he visto en Venezuela con respecto a quienes abren un concierto, pop para pop (gracias). Allí se dio a conocer a mucha gente, que además era su target —yo entre ellas — pero pudo también cautivar público demasiado joven que hoy en día lo sigue siendo. La madurez del cantante llega a sus letras ahora y habla de sexo, por ejemplo. Quisimos saber si creía que su público había crecido con él o hay una nueva generación a la que le canta ahora. “Cuando empecé a hacer música no sabía qué iba a ser de mí, o a quién le iba a gustar lo que yo hacía. Creo que es mejor mantenerse escribiendo para todo el mundo y a la vez para nadie en específico. Espero que la gente que escuche mi música lo haga porque la disfruta, no importa la edad”.

 

Preguntas rápidas:

Si pudieras decirle algo al Lasso de ‘Sin otro sentido’, ¿qué sería?

Que no se dedique a la música.

Una canción que te viene a la mente cuando gana tu equipo de fútbol

La de EFE, siempre que gana mi equipo me da hambre.

¿Qué le dirías a Miley Cyrus si te la encontraras?

“How you doing?”

Tres cosas que necesitas para seguir haciendo música

Solo una, seguir escuchando música.

Una referencia musical que siempre sientes en lo que haces

Los Beatles.

La última banda o cantante que descubriste

King Charles.

 

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: