A casi una semana de que se cumpla un año de la muerte del cantante estadounidense, Prince, aparecen nuevos datos, que dan cabida a nuevas teorías sobre aquel día en el que el extravagante artista fue encontrado sin vida en su residencia de Minnesota.

Para aquel entonces, fuentes oficiales declararon que la muerte del músico había sido a causa de una sobredosis de opiáceos, específicamente de fentanilo. Sin embargo, hace pocos días, debido a una nueva investigación, se encontró información sobre nuevos rastros de otras sustancias en el lugar del hecho.

La nueva sustancia encontrada fue oxicodona, pero lo curioso del caso es que fue el amigo del cantante, Kirk Johnson, quien se la proporcionó. Según la autopsia, este fármaco no fue el responsable de la muerte de Prince. No obstante, al saber que Johnson fue el que le consiguió las drogas al artista, se abren nuevas investigaciones con el fin de aclarar como llegaron a sus manos los opiáceos que terminaron con su corta vida.

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: