Jamiroquai es una agrupación clave para entender el pop moderno, ellos junto a Daft Punk y Justice están entre los responsables de la revolución de la música dance de los 90 y principios de los 2000. Pero mientras estos últimos lo hicieron con loops electrónicos y samples, los chicos de Jamiroquai lo hicieron con guitarras y una mezcla entre jazz ácido y funk que tiene una deuda más profunda con Chic que con Kraftwerk y un miedo profundo a que la tecnología gobierne nuestras vidas.

Todos estos elementos se mantienen en ‘Automaton’, el octavo disco de Jay Kay y compañía, sucesor del bien recibido ‘Rock Dust Star Light’ del 2010 La banda se encuentra con un mundo cada vez más dependiente de la tecnología, que por todos lados se ve al borde del abismo y con la música dance dominando las listas de todo el planeta y, sin embargo, hay pocos cambios en cuanto a música.

La primera canción del disco, “Shake it On”, encuentra a la banda en su ritmo como si no se hubiesen pasado siete años desde su última grabación, el falsetto de Kay invitándonos a bailar frente al fin del mundo. ‘Automaton’, primer sencillo del disco consigue al grupo actualizando el tema clásico de su repertorio, analizando el control que la tecnología tiene sobre nosotros “Pongo mi fe en un mundo digital, donde me han dado ojos sin una cara” canta Kay sobre un beat de sintetizadores cortesía de Matthew Johnson que no podrás evitar bailar, aunque Jay no pueda evitar mencionar el miedo. El segundo sencillo del disco “Cloud 9” encuentra a la banda en modo romántico y sexy, cabalgando sobre la guitarra de Rob Harris, mostrando el lado más setentero de la banda.

El mood romántico y sexy sigue a la perfección en “Superfresh” y “Hot Property”. Sin embargo, el disco a ratos suena repetitivo. “Something About You” baja el ritmo, pero eso solo le resta sensualidad a la canción y lo mismo pasa con “Summer Girl” que pasa por caminos ya recorridos por la banda, tanto en este disco como en otros.

El disco se revitaliza con “Nights Out in The Jungle” donde la banda se enfrenta a la superficialidad del mundo moderno, si bien el tema es un poco cliché la canción se maneja perfecto entre celebrar y condenar el estilo de vida de los ricos y famosos, al mismo tiempo que la línea de bajo nos transporta a las pistas de baile de los 70 y 80.

“Dr Buzz” es una canción sobre las drogas que de nuevo se apoya en una línea de bajo downtempo y en un falsetto un par de notas más abajo que el resto del disco. Al mismo tiempo el lado de jazz ácido de la banda tiene más peso en esta canción que en el resto del disco, los solos de guitarra y teclado no estarían fuera de lugar en un disco de Yes y el solo de saxo podría estar sin problemas en un disco de Miles Davis. A pesar de la fiesta, la voz de Jay transmite desesperación “Ayúdame Dr Buzz, las calles tienen fuerza sobre mí, dime porque me duele tanto” canta en el coro de la canción con un dolor que no se puede conseguir en el resto del disco.

Por otro lado “We Can Do It” es un contrapunto perfecto, para la desesperación de “Dr Buzz” Es una bomba de optimismo donde le asegura a una chica que no importa los problemas que tengan en su relación. Es una canción simple pero dulce elevada por los ritmos de la batería y la guitarra.

“Vitamin” es otra canción de amor construida sobre uno de los típicos riffs de la banda. Sin embargo, es una de las canciones que sufren de repetición, se siente como relleno. A pesar de esto el cierre de la canción es espectacular, dándoles espacio a los miembros de la banda para mostrar sus habilidades.

El cierre del disco es la dulce “Carla” una canción para un bebé recién nacido o que está por nacer y toda la alegría que trae. De nuevo Kay transmite alegría pura y deja que la banda presuma sus habilidades, esta es otra de las canciones donde el teclado de Mathew Johnson se apodera de cada segundo incluso reemplazando al bajo y la batería como sección rítmica.

‘Automaton’ es un buen disco, aunque no demasiado original. Por momentos la banda cae en sonidos que han manejado antes a pesar de esto hay que decirlo: Nadie más suena como Jamiroquai, así que el disco sigue sonando fresco en el contexto actual. Recomendado tanto a los fans de la banda como a aquellos que aún no han descubierto el funk espacial de Jay y compañía.

Reseña: Jamiroquai – ‘Automaton’
4.0Nota Final
Puntuación de los lectores 2 Votos

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: