Dentro de los diferentes campos del arte, la música siempre ha sido un medio ideal para expresar ideas e inquietudes personales que tocan temas universales con los que muchos se sienten identificados.

Con su reciente trabajo de estudio, ‘Amiga’ (2016), el chileno Alex Anwandter demuestra ser un ejemplo de ello. Luego de trabajar con la banda Teleradio Donoso y editar dos álbumes como solista al igual que su álbum en dúo con su compatriota Daniel Gepe que titularon ‘Alex & Daniel’ (2013), logra gracias a esta nueva placa discográfica conectar con el público más allá de las fronteras latinoamericanas al expresar sus preocupaciones mediante su particular pop y así llamar a la reflexión ante la problemática de la violencia de género así como un poco antes de su lanzamiento lo hizo con su primera película y según sus propias palabras su proyecto más grande ‘Nunca vas a estar solo’ (2015).

Conversamos vía Skype con Álex sobre su disco, su visión del arte, la industria y hasta sus gustos personales. Esto fue lo que nos respondió.

 

¿Qué percibes que hay de distinto en ‘Amiga’ comparado con lo que has hecho en los discos ‘Odisea’ y ‘Rebelde’?

La principales diferencias en el disco con mi trabajo anterior son dos: Primero y la más importante para mi es en término de las letras y la temática, que están abordadas con una frontalidad y una claridad que siento que no había logrado antes. Sobre todo en lo que se trata en lo que tiene que ver con temáticas más sociales o que están conectadas con temas más sociales.

Y por otro lado ya más en lo musical así como en lo estético, siento que me autolimité menos de lo que lo había hecho antes estilísticamente. El disco recorre como bastante más territorio. Eso para mi fue como un reflejo de la manera en que escuchamos música hoy en día, como pasando de género en género sin mayor problema.

 

¿Musicalmente qué inspiró lo hecho en ‘Amiga’? ¿Algo que quizás estabas escuchando en ese momento?

La verdad es que yo ya no funciono así. No me pongo a escuchar música para hacer un disco, al contrario, dejo de escuchar música porque creo que lo importante es que uno haga algo lo más propio posible. Y en ese sentido, dejó ya a esta altura que se filtren a través de mi las influencias que he tenido a través de toda mi vida.

Por ejemplo la música brasilera que crecí escuchando porque mi papá es de Brasil o la música clásica porque toco violín desde chico, o el soul que he escuchado desde adolescente, entonces ya no es un esfuerzo que yo haga conscientemente.

 

¿Y que inspiró las letras de este álbum?

Bueno las letras son yo diría que más que un mensaje, o algo así, sino más una exploración de ciertas violencias que se cruzan en Chile y el las sociedades latinoamericanas: El machismo, el sexismo, o la homofobia.

Acá hablamos un poco sobre su discurso en el Cumbre Rock en Chile a principios de año y comenta: La verdad es que causó bastante más revuelo de lo que esperaba. A mi no me afecta, en lo personal me da lo mismo (risas). Pero se me hace muy importante muy positivo que se den esas discusiones y esos diálogos.

Creo que no hay mucha consciencia  de cómo este tipo de violencias que te describí nos afectan en muchas áreas de nuestras vidas Incluso en lo que pensamos que son estéticas, siento que son estéticas siento que existe esa especie de opresión. Entonces se me hace el arte un vehículo interesante para iluminar un poco eso.

 

¿Crees que esto ha sido un impulsor del éxito que ha tenido ‘Amiga’?

Yo creo que parte de la recepción positiva del disco se explica por eso. Es un tema que no es sólo urgente sino que muchas personas tienen la necesidad de verse incluidos en el arte propio y de ver sus problemas reflejados por sus artistas. De lo contrario el ámbito artístico también cae en esa especie de misma violencia e invisibilización de esas vidas y de esos conflictos.

 

Teniendo en cuenta las diferentes temáticas políticas que tocas en el disco como hablar en contra del patriarcado tradicional o la corrupción en las instituciones del Estado ¿Te consideras un cantante de protesta?

No, yo no me considero un cantante de protesta. Me veo como un disidente. Pero eso ya tiene más que ver con una cosa personal, una preocupación personal mía. Es decir, son preocupaciones muy personales, no es que un día me despierto y digo voy a escribir sobre el conflicto de Chiapas por ejemplo.

No es un turismo de conflictos sociales sino que son cosas que suceden y te afectan de cerca. Tengo amigos que les han quebrado las costillas, les han pegado en la calle. Conozco que la han atacado y conozco cómo me afecta a mi, y el hecho de no identificarme con esa idea de “hombre” que cruza latinoamérica entera, y eso creo que me hace disidente.

 

¿Qué aprendiste o disfrutaste más de trabajar con Ale Sergi y Juliana Gattas de Miranda! así como con Julieta Venegas?

Bueno la verdad lo que más disfruto es el aspecto personal y de amistad. Los tres son artistas que respeto un montón y admiro muchísimo, los encuentro enormemente talentosos. Las colaboraciones no son por un objetivo comercial, sino por una cosa natural que se da por el factor de mi felicidad.

Son personas que yo admiro pero además me caen super bien. Julieta es una persona extremadamente simpática y graciosa, tiene un sentido del humor muy bueno, Ale y Juliana lo mismo. Y cuando estamos en nuestros países respectivos nos visitamos porque nos caemos bien, entonces para mi es un placer pasar tiempo con mis amigos.

Yo creo que he aprendido de ellos más como observando sus carreras y su obra que por haber trabajado, porque la verdad en este caso fue más bien que yo los invité a mi proyecto, entonces tiene más características mías que de ellos.

 

¿Qué hay en ‘Amiga’ de esos años en los que el violín era el protagonista de tu vida musical?

Sí absolutamente, imaginate estudié casi 12 años violín, y me hizo tener un amor super profundo por ese lenguaje y me hizo también no tenerle miedo a incorporar elementos de ese lenguaje en música más contemporánea, así que todo ese interés viene de ahí.

 

Con el reconocimiento internacional que has logrado con esta última producción, ¿Hacia dónde quieres proyectar tu música y qué países te gustaría visitar?

Bueno como te decía no soy una persona que piense mucho en los logros y los éxitos (risas), así que no me propongo muchas metas en ese tipo. Tampoco es una cosa hippie, pero se me hace muy importante para mí, para mi sanidad mental que esas cosas se den más orgánicamente y fluidamente.

Es decir, ir a un país cuando haya una masa crítica de público que ya esté dispuesta a ir a verme, y que todo sea por una relación que se dio por el público en algún sitio mas que yo ir a imponerme.

 

Con la película ‘Nunca vas a estar solo’ bajo el brazo ¿Cuál es la diferencia entre la música y el cine al momento de contar historias y expresar ideas?

Bueno yo creo que son lenguajes muy distintos y que funcionan en distintos niveles. Diría que principal la música funciona casi solo en un nivel emocional, a través de las letras das un poco una puerta de entrada al imaginario con el que uno quiere que el público se conecte.

Por otro lado el cine, puede ser un ejercicio bastante más intelectual y que permite la exploración de un universo más concreto, supuestamente verídico. Por un momento uno suspende la realidad y la realidad es lo que está en la pantalla así uno convive con ese universo, que en este caso son las escenas, los personajes, los diálogos y las imágenes que hacen que se gatillen estas reflexiones en el público.

Entonces son lenguajes súper distintos, pero los dos provocan cosas muy interesantes y muy profundas que no son medibles y eso lo veo como algo muy bueno.

 

¿Tu amor por el cine comenzó cuando empezaste a dirigir videos musicales o venía de mucho antes?

Venía de mucho antes y de hecho paulatinamente los videos se transformaron para mí en una especie de camino hacia el cine. Empecé a adquirir la consciencia de lo que implicaba, Y recuerdo en algún momento estar rodando, dirigiendo a dos actores muy reconocidos del cine chileno y me dije: “Bueno hacer una película no debe ser tan distinto de hacer pero es durante más tiempo todos los días,” entonces de a poco me empecé a sentir con más confianza.

Hacer la película de hecho ha sido uno de los proyectos más grandes de mi vida hasta el momento.

 

¿Cuáles crees que son las limitaciones que tienen hoy en día los miembros de la comunidad LGBT y las mujeres dentro del mundo de la música en Latinoamérica?

No creo que sean radicalmente distintas a las limitaciones de cualquier otra área de nuestra sociedad. El arte al final funciona con una industria y la industria responde a “valores” compartidos con la sociedad, y las sociedades latinoamericanas son muy conservadoras.

Las limitaciones yo creo son desde presencia, representatividad e invisibilización. Y directamente discriminación y violencia. Por ejemplo los casos de abuso en Argentina como el de Cristiano Aldana y El Otro Yo.

 

¿Crees que a los artistas latinos les falta involucrarse más dentro de esta problemática?

Yo no tengo el sentimiento de creer que pueda decirle a los otros artista que deben hacer. Siento que en el panorama general de la música hay una desconexión con las opresiones y los sufrimientos de la gente. Pero como te digo no es algo exclusiva de la música latina, es una cosa muy transversal de la cultura latina.

 

Preguntas rápidas:

 

¿Qué artista te inspiró a dejar el violín y tocar pop?

Yo cuando empecé a tocar violín mi banda preferida era Queen y soy muy de los 90’s. Me gustaba mucho Roxette, Ace of Base, incluso cuando tocaba Bach. Así que creo que crecí sin esas limitaciones estilísticas.

 

¿Qué disco crees que ha influido en tu vida y ha estado presente en todos tus proyectos?

Yo creo que ‘Station to Station’ (1976) de David Bowie, que es mi preferido de él.


¿Qué concierto de otros artistas te ha impactado más?

Creo que uno de Juan Gabriel que pude ver fue increíble. Y hace no tanto vi a Stevie Wonder en vivo y fue casi religioso.

 

¿Y qué quisieras ver en vivo que no hayas visto aún?

En verdad creo que los tres artistas que más quería ver murieron el año pasado. Queda una que es Grace Jones, pero prefiero que se quede tranquila en su casa, se cuide y se tome un tecito.

 

5 artistas latinos y 5 internacionales actuales que nos recomiendes

La verdad es que escucho poca música de ahora. Me gusta Buscabulla, creo que esos son los únicos que se me ocurren. Me gusta todo lo que hace Johnny Jewel (Glass Candy, Chromatics, Desire, Symmetry).

 

¿Qué canción reciente no te puedes sacar de la cabeza?

“Ultra Light Beam” de Kanye West.


¿Qué instrumento te gustaría tocar pero te parece casi imposible hacerlo?

Los instrumentos de viento se me hacen súper complicados.

 

 

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: