A estas alturas, todos deben haber visto el tráiler de ‘Trainspotting 2’  que en solo 40 segundos logra meternos en el mismo cuarto con sus protagonistas originales, los de 1996. Y ese es el punto. La película es un ícono de la década de los 90 y en parte es gracias al soundtrack que la acompaña.

“Choose Life. Choose a job. Choose a career. Choose a family…” es la frase que hasta el sol de hoy repite más de uno en su cabeza, recordando “Born Slippy .NUXX” de Underworld, tema que se convirtió en sinónimo de la electrónica mientras esperábamos el cambio de milenio, junto a canciones de Iggy Pop, Brian Eno, Primal Scream y David Bowie bajo la batuta de Damon Albarn (Blur) que marcaron la época en que la mayoría de nosotros estábamos formando nuestra personalidad,

Sin embargo, antes del estreno de “Trainspotting”, el sonido de los 90 ya tenía características particulares y se apropió de los sueños de quienes más que ser una estrella de rock, aspiraban a formar parte de una disquera. Así nació “Empire Records”, reflejando la inquietud de jóvenes melómanos por ingresar a la industria del disco mientras de fondo escuchábamos The Cranberries, Cracker y Gin Blossoms en 1995.

De hecho, un año antes de todo esto, Quentin Tarantino nos llenó la cabeza de violencia explícita, pies femeninos descalzos, cigarros Red Apple, y por supuesto buena música en ‘Pulp Fiction’; una película contada en medio de canciones de Chuck Berry, Al Green, Dick Dale y Urge Overkill haciendo un cover de “Girl, You’ll Be a Woman Soon” de Neil Diamond, que si bien son canciones posteriores a la década noventosa, se quedaron en el subconsciente del colectivo como parte de esta increíble banda sonora.

También en 1994, la música que acompañaba a ‘Reality Bites’ se convirtió en ícono de la llamada “Generación X”. Esta película dirigida por Ben Stiller y protagonizada por Ethan Hawke y Winona Ryder,  tuvo canciones como “My Sharona” de The Knack y “Tempted” de Squeeze con “Stay” de Lisa Loeb.

Por último, ‘Singles’.  Fue la predecesora de todas las antes mencionadas desde su estreno en 1992 y al desarrollarse en Seattle ¿Quiénes formaban parte del soundtrack? Relativamente obvio: Alice in Chains con “Would?”, Soundgrarden con “Birth Ritual”, Pearl Jam con “State of Love and Trust” y “Breath”, Mudhoney con “Overblown” y la mejor de todas para la época “Nearly Lost You” de Screaming Trees.

La música en el cine de los años 90 no se limitaba a melodías oscuras, intensas y fuertes que acompañaban la muerte de Freddie Mercury y Kurt Cobain desde la gran pantalla; “I will always love you” de Whitney Houston para ‘The Bodyguard’ fue uno de los soundtracks más vendidos de su época y posteriormente “My Heart Will Go On” de Celine Dion para ‘Titanic’ haría lo propio. Además, la banda sonora de “Batman Forever” que estuvo a cargo de Elliot Goldenthal y la música de Graeme Revell para ‘The Crow’ son trabajos memorables y han sido referencia para largometrajes posteriores de estilo similar.

Danny Elfman, conocido popularmente por ser el creador de la sinfonía de apertura de ‘Los Simpsons’, también marcó pauta en lo que a música de cine noventero respecta con su trabajo para ‘Good Will Hunting’ la película de 1997 que reunió a Matt Damon, Ben Affleck y Robin Williams en un mismo drama.

Y aunque la idea es analizar el sonido de los 90 a través del cine, no podemos dejar bajo la mesa que en los años 90, Madonna lanzaba su controversial disco ‘Erótica’, renació el britpop gracias a las Spice Girls, y Virgin Records ganó gigantescas sumas de dinero gracias a los Backstreet Boys, Britney Spears, Christina Aguilera y N’Sync.

Por lo tanto, no se puede negar que el final del siglo 20 fue una época de bonanza musical, probablemente todas lo sean, pero esta es la de nuestra generación y eso la hace más y más valiosa a medida que pasan los años convirtiendo cada tema en un clásico digno de recordar.  

Comentario

comentario

A %d blogueros les gusta esto: